9 feb. 2009

Plante esta idéia -Tu Bishvat- Rosh Hashaná La'ilanot

Antigamente, o povo judeu na Terra Santa comemorava o décimo quinto dia do mês hebraico de Shevat como o marco do início da nova estação dos frutos em Israel. Esta época do ano marca o ponto médio do inverno quando a força do frio diminui, a maioria das chuvas do ano já caiu e a seiva das árvores começa a subir. Como resultado, os frutos começam a se formar. Esta data até hoje é comemorada como o aniversário das árvores em Israel.

Da mesma forma como D'us faz com os seres humanos, no primeiro dia de Tishrei, Rosh Hashaná, D'us no dia 15 de Shevat determina qual a quantidade de frutos e folhas que cada árvore produzirá durante o ano; se crescerá satisfatoriamente, florescendo ou secará até morrer. Isto demonstra que o Criador do Universo e de todas as espécies, inclusive plantas e árvores, cuida de cada uma de suas criaturas, determinando seu destino.

As frutas crescidas antes desta data eram consideradas frutas "velhas", e as que eram colhidas a partir desta data, eram recebidas como "novas". Esta distinção era essencial no tocante aos mandamentos da Torá de separar a terumá e o maasser - a separação dos frutos destinados aos cohanim e leviyim.

A tribo de Levi não possuía campos ou pomares. Seus membros dedicavam-se integralmente ao serviço Divino no Templo Sagrado e ao ensinamento do conhecimento de D'us ao povo. Por este motivo, a Torá ordena que uma certa parte da colheita deva ser outorgada a eles.

Atualmente o Rosh Hashaná La'ilanot, Ano Novo das Árvores, é comemorado através da recitação de bênçãos antes e após a degustação de frutos novos da estação, especialmente as espécies de frutas da Terra de Israel: azeitona, tâmara, uva, figo e romã e outras novas para que se possa recitar a bênção adicional, Shehecheyánu. Ao provar dos novos frutos e recitar as bênçãos reconhecemos D'us como o Criador do mundo, da natureza e de tudo nela contido.

Uma analogia entre a árvore e o ser humano pode ser feita. Assim como a árvore está em constante crescimento, também nós devemos crescer; do mesmo modo como produz seus frutos, também devemos produzi-los. Em Tu Bishvat devemos renovar o crescimento pessoal, assim como as árvores começam a retirar a umidade e nutrientes da terra.

A raiz simboliza a conexão com a fonte, nossa fé; o tronco representa a parte principal que sustenta e representa o estudo da Torá e o cumprimento das mitsvot e o fruto está ligado com o resultado: a meta atingida, nossa influência positiva e contínua na preservação de nossos valores. Devemos constantemente lembrar que acima da natureza encontra-se D'us "regando" seus filhos através do legado do estudo e prática da Torá, os verdadeiros recipientes de bênçãos para que possam crescer continuamente em todas as estações.

Em 9 de Fevereiro de 2009 ec (5769)

2 comentarios:

Neemiah Itzaac dijo...

Hay un significado simbólico en esta festividad: ' Pues el hombre es como el árbol del del campo', nos dice la Torá, y el tema de renovación y crecimiento es especialmente inspirador...

Es el año nuevo de los árboles (15 de Shvat cae el 9 de febrero). Conozca la celebración cabalística que está registrada en el Etz Hadar confeccionado por un alumno anónimo de Rabi Itzjak Luria.

La Torá compara al hombre con un árbol, y al Tzadik (hombre justo y santo) con una floreciente palmera datilera.
En una interesante afirmación del Talmud, nuestros Sabios declaran que el Tzadik vive para la eternidad, ..."tal como su semilla está viva, así también él está vivo". ("Semilla" es utilizada en este caso, como concepto de descendencia, hijos, discípulos).
Al elegir la palabra "semilla" para esta comparación, nuestros Sabios nos transmiten las ideas e imágenes que surgen por sí mismas. Una de las ideas es el maravilloso proceso de crecimiento que transforma a una pequeña semilla en un múltiple agente reproductor de su especie, sea una espiga de granos, o en un árbol frutal.
Educar a un niño es como sembrar una semilla. Debemos nutrir "potenciales árboles frutales", que darán origen a generaciones de su misma especie. Es por ese motivo que debemos dedicar mucho tiempo y esfuerzo, para asegurarnos que "la semilla reciba la nutrición necesaria ", es decir "que nuestros hijos reciban una enseñanza pura, correcta y completa de Torá".


Otro pensamiento que el Talmud nos relata, utilizando la palabra "semilla", es acerca del cuidado que una joven planta requiere en el proceso de crecimiento, y en cómo el efecto de un poco de cuidado extra a una temprana edad, se multiplica en el producto final.

Por otra parte, si se practica una incisión en un árbol maduro, el corte no se esparce y el daño queda confinado al lugar donde se practicó el mismo, pero si se hace un pequeño corte en una semilla antes de ser plantada, ésta podría no prosperar en su crecimiento, o bien todo el árbol podría deformarse como resultado de la incisión.

Similarmente, si un hombre adulto debiera , bajo ciertas circunstancias, omitir el cumplimiento de alguna Mitzvá (precepto) -Di-s no lo permita-, podría suceder que el entrenamiento y el hábito arraigados desde temprana edad, eventualmente prevalecieran y volviera a un cumplimiento completo de las Mitzvot. Como contrapunto de esto, si nuestra juventud crece solamente con el aporte de la cultura que cotidianamente nos circunda, se verá carenciada del cálido entusiasmo por una vida llevada a cabo de acuerdo a la Torá, "el árbol podría deformarse" debido a la marca efectuada en la "semilla".

No podemos dejar que esto suceda, nuestro objetivo debe basarse en que "el semillero" esté siempre lleno de "buenas semillas" que den paso a fuertes y nobles árboles, en una renovación constante, de acuerdo al cumplimiento de los sagrados preceptos de la Torá.

Ciertas frutas deben ser comidas en un orden específico, acompañadas de la lectura de un texto particular

.
Aquí enunciaremos 12 de las frutas recomendadas en el Seder, correspondientes a las 12 posibles permutaciones de las cuatro letras del nombre de Di-s, entre otras cosas.
Esperamos que este Seder se convierta en una experiencia liberadora y resplandeciente.
La celebración cabalística de Tu bishvat (15 de Shvat) que se originó en la ciudad de Tzfat, situada en el norte de Israel, está registrada en el Etz Hadar, un escrito de 50 páginas, confeccionado por un alumno anónimo de Rabi Itzjak Luria (1534- 1572), el gran cabalista de Tzfat, y que toma la forma de un Seder (orden) similar al de Pesaj.
Aunque Tu BiShvat es llamado Rosh HaShaná, el día en si no esta caracterizado por la prohibición de trabajo, la obligación de una comida festiva y regocijarse, ni por plegarias especiales.
Se acostumbra comer los frutos que crecen en la Tierra de Israel y tambien aquellos de los que no se ha comido en esta estación, para poder recitar la bendición de “sheejeianu”.
(Más detalles en “Nosotros en el Tiempo”, de Editorial Kehot Lubavitch Sudamericana.)
Editorial Kehot

GUIA DEL SEDER
1) Reúna un grupo de judíos. Todos deben ayudar con los preparativos, incluso buscando material para hablar.
2) Adquiera la mayor cantidad de variedad de frutas que pueda (mirar lista debajo de las 12 primeras)
3) Compre por lo menos 2 botellas de vino Casher: uno blanco y otro tinto.
4) Prepare o adquiera galletitas o cualquier otra delicia preparada con harina.
5) Prepare la mesa de forma festiva, incluyendo mantel, flores, flores, etc.
6) ASEGÚRESE de que cada uno de los participantes sepa qué bendición debe recitar antes de cada comida (están impresas en todos los Libros de Rezos o folletos. Toda la ceremonia carece de sentido sin ellas.
7) Comience sirviendo las masitas recitando la bendición de mezonot.
8) A continuación, la bendición de la fruta debe ser recitada sobre aquellas frutas con las cuales la Tierra de Israel ha sido bendita (trigo, cebada, vid, higo, granada, olivo y dátiles). Si no, aquella que usted más apetece
9) El primer vaso de vino debe servirse al principio. Debe recitarse la bendición y tomarse entre las masitas y la fruta.
10) PÁSELO LINDO, pero no lo tome tan a la ligera. Esta es una oportunidad única para lograr elevadísimas rectificaciones espirituales.

LAS PRIMERAS 12 FRUTAS:

1) HARINA: es la base de nuestro sustento, pero sólo luego de que hayamos trabajado para sembrarla y cosecharla, y luego prepararla. OLIVOS: Rinde el mejor de sus aceites cuando la fruta es aplastada. El aceite de oliva flota por encima de todos los líquidos.
DÁTILES: Son usados como metáfora con respecto a los tzadikim (justos), ya que el árbol de dátiles es noble y da buenos frutos. Además, el árbol de dátiles es impermeable a los cambios de vientos, y así es el Pueblo Judío.

2) VID: Pueden ser transformadas en diferentes tipos de comida (pasas de uva) y bebidas (vino); de la misma forma, cada judío tiene el potencial para ser exitoso en diferentes aspectos de la observancia de la Torá y las mitzvot.

3) HIGOS: Deben ser cosechados tan pronto como hayan madurado, pues se echan a perder muy rápidamente. Así mismo nosotros, debemos ser resueltos y rápidos para cumplir las mitzvot que se nos presentan, antes de que la oportunidad se “eche a perder”.

4) GRANADAS: Se dice que posee exactamente 613 semillas, igual al número de mitzvot que hay en la Torá. ¡Pruebe contarlas! De todas formas, cada judío está repleto de méritos como la granda posee semillas.

5) ETROG(CITRÓN): Se considera una fruta extremadamente hermosa, y posee una gran importancia durante la Festividad de Sucot. El Etrog permanece en el árbol a lo largo de todo el año, obteniendo beneficio de las cuatro estaciones, y uniéndolas. Representa al judío que trata de ser íntegro espiritualmente.

6) MANZANAS: Les toma 50 días madurar. De la misma forma, los iehudim “maduraron” y aún maduran, durante los 50 días que hay entre Pesaj y Shavuot. Y así como el manzano primero da el fruto y luego la hoja, los judíos primero hacen los preceptos sin ningún pre-requisito de comprenderlo todo.

7) NUECES: Se divide en cuatro secciones, que corresponden a las cuatro letras del nombre de Di-s. De la misma forma en que la nuez posee dos cáscaras, una dura y una blanda; nosotros también debemos pasar por dos circuncisiones, una física y otra espiritual.

8) ALMENDRAS: representan el entusiasmo en el servicio a Di-s, pues el almendro es el fruto que más rápido florece.

9) ALGARROBO: es el fruto que más tarda en crecer. Esto nos recuerda que debemos invertir muchos años en el estudio de la Torá para alcanzar y merecer un claro entendimiento.

10) PERAS: aunque es posible hallarlas de diferentes tipos y formas, siguen manteniendo una afinidad muy cercana. Esto señala la unidad del pueblo judío a pesar de las diferencias.


BENDICIONES

Las frutas crecen por la Voluntad de Di-s. No pronunciarlas puede colocar a toda la Creación en peligro.

Además el bendecir antes de comer no ayuda a concentrar nuestras mentes en la energía y potencial vital para la elevación de la comida. Y por cierto, le otorgamos al mundo la beneficencia Divina que puede ser canalizado a través de la bendición.

SHEEJEIANU

El comer una fruta por primera vez en el año, se considera una razón de alegría y se recita la bendición de Sheejeianu. Se debe hacer un esfuerzo para conseguir una fruta nueva en Tu’bishvat.

CUATRO COPAS DE VINO
El espíritu de la ocasión requiere tomar vino blanco en el comienzo del Seder y vino tinto al final. Algunos acostumbran tomar cuatro copas de vino, paralelas a las cuatro que tomamos en Pesaj.

La primera debe contener sólo vino blanco. La segunda, mayor cantidad de vino blanco. La tercera, mitad por mitad. Y la cuarta sólo vino tinto.

Anónimo dijo...

ISRAEL TEM 70% DE TERRITORIO UM DESERTO MAS MESMO ASSIM BOSQUES E VERDE EM MEIO A DESERTO!

ISTO QUE E MARCANTE NO POVO JUDEU!A VONTADE DE TRANSFORMAR E TORNAR O QUE E IMPOSSIVEL POSSIVEL.

ISTO É A TERRA DE DEUS! QUE DEUS A BENÇOE VOCE E A SEU POVO!

MARCOS